cronica2

Artes místicas, una puerta hacia lo desconocido

Por Felipe Cortés y Javiera Gallardo. Estudiantes de Periodismo de la UCN

¿Qué me depara el futuro? ¿Le gustaré a esa persona? ¿Algún día seré periodista?; preguntas como estas nos causan incertidumbre, o incluso a ciertas personas les atormenta pensar en ellas, el miedo al futuro es algo más usual de lo que se cree. Y para aquellas personas impacientes, que quieren respuestas inmediatas, existen vías alternativas u “ocultas” de adquisición de conocimiento, estos caminos son dirigidos por personas especiales, que tienen una conexión con lo místico, o al menos dicen tenerlo, el creer en dichas personas, depende de ti.

Desde el inicio de los tiempos las personas han necesitado respuestas y para esto iban creado diversas formas de adivinación, como por ejemplo la “Aeromancia”, esta técnica consistía en la observación de las nubes y los fenómenos climáticos, luego de la observación, se procedía con la interpretación. También existe una que usamos hasta el día de hoy, que relaciona con el subconsciente, nos referimos a la oniromancia, ésta técnica se basa en la adivinación mediante la interpretación de los sueños.

A pesar de que existen múltiples técnicas de adivinación, las más populares en el mundo son la quiromancia y la cartomancia(o más conocido como el tarot), son las más usadas, porque son sencillas de aprender. Hoy, cualquier persona puede comprarse una baraja de cartas y aprender por sí mismas, lo mismo pasa con la lectura de manos, es sencillo porque existen manuales e incluso material audiovisual, el cual te enseña como aprender y aplicar éstas técnicas.

¿Pero de que tratan realmente estas artes místicas?

Empecemos con la quiromancia, este es un procedimiento adivinatorio que se realiza mediante la interpretación y en el análisis de las líneas y montes de las manos y su relación con los perfiles psicológicos y fisiológicos de las personas.

Se cree que sus orígenes se sitúan en Samudrik Shastra, en la India, hace más de 3.000 años.

Al igual que la mayoría de estas técnicas la quiromancia se considera una “pseudociencia” no aceptada por el mundo científico.

Esta técnica de adivinación es muy popular entre la nación gitana, de hecho es una imagen clásica de Antofagasta, las gitanas ofreciendo sus servicios en la Plaza Colón, centro de la ciudad.

María Inés Cruz, es una gitana que practica la quiromancia en la plaza de Antofagasta, de nacionalidad chilena, pero dice conservar aún las tradiciones que le heredaron sus ancestros:

¿A qué edad le enseñaron a “leer las manos”?

“A mí desde chica que me fueron enseñando como a los siete años, mi abuela, recuerdo que siempre me hacia mirarles las manos a ella y me preguntaba ¿cuánto voy a vivir María?, yo no sabía que decirle porque era chica y la verdad todavía no sabía mucho, pero un día le respondí y le dije en dos semanas más abuelita, y que diosito me perdone pero fue mi primera adivinación, desde ese mismo día me tomé muy en serio este asunto de la suerte”.

¿Todos los gitanos aprenden este arte?

“No, no, no, por costumbre son las mujeres las que aprenden, pero ya casi nadie quiere aprender, yo les enseñé a mis hijas, pero nunca las veo adivinando, prefieren pedir plata, se está perdiendo esta costumbre entre nosotros”

¿Cuánto cobra por la lectura de la mano?

“No hay un precio fijo, lo que puedan darme, pero como dos o tres “luquitas” está bien”

¿Qué opina de que la gente diga que los gitanos son ladrones y usan esta técnica para robar?

“La gente siempre dice cosas, siempre buscan a alguien a quien odiar, en todos lados hay ladrones, hay chilenos ladrones, hay colombianos ladrones y obvio hay gitanos ladrones, ni un pueblo es perfecto”.

Como podemos ver en el testimonio de María Inés, la quiromancia es una tradición del pueblo gitano, se traspasa de generación en generación, pero al igual que muchas tradiciones, se está perdiendo con el paso del tiempo.

Otra arte esotérica bastante conocida, a la cual la mayoría tiene alcance, es la cartomancia. Esta es una forma de adivinación, augurio o predicción del futuro, realizada por medio de una baraja de naipes. Las formas o variantes más usuales de cartomancia son el tarot clásico de 78 cartas o el Petit Lenormand de 36 cartas, también existen tarots orientales como el Tao Zen.

En Antofagasta existen varias lectoras del tarot, los precios pueden fluctuar entre los 10.000 hasta incluso 25.000 pesos chilenos.

Marcela Valenzuela, es una joven estudiante, ella tiene un pasatiempo muy especial, la lectura de las cartas…

¿Qué te motivó a aprender y cómo aprendiste?

“Siempre tuve curiosidad por estas cosas, cuando las veía en la tele sobre todo, hasta que un día fui a una librería con mi hermano y habían varias cosas de este tipo, y me compré unas cartas, venían con un manual y todo, al principio es un poco complicado, vi videos en youtube y después de un tiempo fui adquiriendo más experiencia, uno empieza a “creerse el cuento” y cada vez va interpretando mejor las cartas, siempre practicaba con mis amigos y acertaba, pero todo va en la observación de las personas creo yo… Bueno y después hice un curso en una escuela de tarot, ahí aprendí más y ahora creo que me volví bastante buena”.

¿Cuánto cobras por la lectura de cartas?

“Generalmente yo no cobro nada, por el hecho de que no ofrezco mucho los servicios a extraños, no me publicito como las demás, para mí esto es solo un hobbie o pasatiempo, pero a veces mis amigas le pasan el dato a otras personas y cobro entre 5 o 7 lucas, depende como me caiga la persona (risas)”

¿Qué le recomendarías a las personas que quieran iniciarse en este mundo?

“Yo diría que primero lean de que se trata todo esto, lean las cartas, cómprense una baraja de cartas barata y jueguen, bueno y si de verdad les gusta o les atrae, paguen un cursito, a mi me gustó bastante…”

En comparación con la quiromancia, la cartomancia, es bastante más satisfactoria, tiene un aspecto más serio y relativamente más creíble, incluso para aquellos que somos más escépticos.

A pesar de que estos dos métodos son los más conocidos, existen otros que son aún más ocultos e incluso más radicales.

Entre estos está uno muy utilizado por la cultura china, la adivinación a través de la interpretación de las hojas de té, y que consiste en observar las hojas que quedan en el fondo de una taza y darles una interpretación. Por otra parte, existen métodos más “agresivos”, que son utilizados en países de Centroamérica o África, consisten en el sacrificio de un animal pequeño, generalmente gallinas, estas se degollan y la sangre que sale es utilizada como un sistema de adivinación o incluso para realizar hechizos de sangre, que solo ellos conocen como funcionan.

Claramente, existe todo un mundo que es desconocido para la mayoría de nosotros, un mundo prohibido que nos transporta a un lugar donde todos tus deseos pueden ser realidad con un hechizo o maleficio.

¿Es correcto conocer nuestro futuro? La respuesta es sencilla, depende de cada uno de nosotros, el libre albedrio es nuestro y decidimos como sea que nos convenga, lo sobrenatural está muy cerca de nosotros, y la curiosidad del hombre es infinita. Así que ¿Por qué no intentarlo?

Leave a Reply