Francisco Aravena: “Siempre he encontrado que la radio es el medio más maravilloso del mundo”

Productor de podcasts, conductor del podcast El Café Diario, Spotify & La Tercera / Editor y productor de Audiohistorias LT Investigación y Datos

Durante las actividades realizadas en el segundo semestre de 2022 en la Escuela de Periodismo, se encuentra la visita que realizó el periodista Francisco Aravena, productor y editor de audiohistorias de La Tercera, en el marco del primer festival de podcast de Antofagasta, llamado Oye.di. Durante dos jornadas, el profesional pudo compartir su experiencia con las y los estudiantes de tercer año de la cátedra Producción Radiofónica, como también con los asistentes a su presentación en el certamen que reunió a diferentes exponentes tanto a nivel regional y nacional.

Tuvimos la oportunidad de conversar con el profesional para conocer cómo llegó a transformarse en un precursor del podcast en Chile.

Usted se define como hombre de radio y de podcast ¿qué significa eso? 

Que me gusta hablar (ríe) siempre he encontrado que la radio es el medio más maravilloso del mundo y el podcast es como su evolución natural, no una evolución en el sentido de reemplazo, si no que en el sentido de complemento y de adaptación de lo que hace especial a la radio a las nuevas tecnologías y a las nuevas maneras de consumir información.

¿Cómo nace su interés por crear podcast?

Yo siempre fui un enamorado de la radio, siempre escuché radio cuando chico, cuando adolescente y siempre quise trabajar en radio no necesariamente hacer periodismo radial, pero si estar en radio, locutear, entrevistar gente, ese tipo de cosas, siempre fue algo que busqué hacer y mientras desarrollaba mi carrera, que fue principalmente en el inicio periodismo escrito, siempre busqué trabajar en radio, hasta que me resultó y tuve programas y todo eso. En 2002 me fui a Nueva York a hacer mi máster en periodismo en la Universidad de Columbia y como parte de mi experiencia, consumí mucha radio pública en Estados Unidos y me encantaban los programas, porque me daba cuenta que tenían una producción mucho mayor que simplemente una persona hablando en un estudio o dando pase a notas grabadas o cuñas que es lo más usual, si no que habían piezas radiales, piezas que eran musicalizadas que tenían un guion que tenían efecto sonoro, etc. y quedé enganchado con contar las cosas con esos audios y dije ¡lo quiero hacer!.

¿Se considera un impulsor del concepto podcast en el país?

Cuando empecé a trabajar en radio, buscaba hacer una cápsula que fuera grabada y musicalizada, para no depender del tiempo de los demás o pedir tiempo en el estudio o al control de la radio que siempre estaba con mucha pega. Empecé a aprender a hacer las cosas, mezclar, al principio súper mal obviamente y así fui educándome, a contar las cosas de esta manera hasta que finalmente me resultó. Después, siendo editor de la revista ¿Qué Pasa? transformé algunos reportajes en podcast para probar cómo funcionaba ese reporteo en otro tipo de formato, me fui comprando micrófonos, grabadora, ya sabía cómo hacer las cosas. Iba probando, porque en ese momento no estaba muy familiarizado el podcast, hasta que finalmente fue pasando el tiempo, el concepto se fue conociendo un poco más y hace cuatro años cuando me fui a La Tercera, dije bueno, pero quiero hacer este podcast diario, porque ya veía que el New York Times lo había hecho, lo había lanzado como cuatro años antes y era gran fenómeno en Estados Unidos, entonces yo dije hay que hacer algo como esto de un diario, La Tercera en este caso, yo tengo claro cómo hacerlo, porque lo escucho todo el tiempo y lo lanzamos.

¿Que recomendaría a nuevos precursores en este ámbito? 

Uno puede hacer un podcast con un teléfono, no esperen a tener ni un equipo, ni a ser experto en ninguna cosa en particular, en el fondo los medios materiales para hacer un podcast lo tienen en su bolsillo. Empiecen haciendo algo que los apasione, porque esa es la manera que van a mantenerse interesados y cuando uno hace algo que lo apasiona, después se da cuenta que no es solo uno, sino que hay más personas que les interesa, además de mantener constancia, si digo voy a hacer uno a la semana, hacer uno a la semana, si es uno al mes uno al mes, pero no hay manera de mejorar que hacer lo mismo muchas veces.

¿Los podcast pueden ser una herramienta formativa? 

Sin duda, uno sabe porque está comunicando algo, pero no controla el cómo está siendo recibido, la palabra tiene un efecto de bomba de racimo, tiene su objetivo principal, pero uno no sabe que está escuchando la persona en ese momento, con qué está resonando lo que uno está diciendo y por eso es tan emotivo. Como sucede con la radio, el podcast genera comunidad, aquí nos juntamos los que nos reímos de tal cosa, pueden ser argumentos de los más racionales a los más emotivos, pero va generando identidad, y por lo tanto toma lo mejor de la radio, que es esa congregación de personas utilizando aquel dispositivo, el teléfono, los audífonos, que supuestamente nos aíslan, con el podcast es lo contrario, nos conectan. 

¿Cree que el podcast pueda llegar a reemplazar a la radio?

Yo creo que se van a fusionar como formato, porque está pasando. La radio cumple una función que tiene que ver con la inmediatez y la transmisión en directo, en el fondo, si concebimos el podcast como un contenido envasado, no nunca, porque siempre se va necesitar el contenido en directo, ahora el tema es, qué tan relevante sea uno por sobre el otro porque por ejemplo, yo te puedo dar un noticiero envasado, pero si las noticias que grabé a las 10 de la mañana las emito a las 11 de la mañana es técnicamente un contenido envasado, pero sigue siendo relevante, entonces en esas líneas se van a empezar a intersectar los formatos. Yo creo que le va a hacer muy bien a la radio, pero, así como concepto propiamente tal, como existencia de medios yo creo que la radio va a cambiar, fundamentalmente por todo el escenario digital, o sea que la FM ya no va existir en poco rato más, eso lo tengo clarísimo, pero eso es tecnológico, es formato o sea a lo que voy es material no es medial. 

​​Programa Somos cerró este 2022 con 53 nuevos líderes sociales

​​Nueva generación de agentes de cambio se capacitó durante el año para formar capacidades y habilidades  en liderazgo social y actualmente, ejecutan diversos proyectos en la Región de Antofagasta.

Con el lema ¡Listxs para liderar”, 53  jóvenes de la Región de Antofagasta, entre 18 y 30 años, con compromiso y liderazgo social egresaron del Programa Somos 2022 presentado por Fundación Minera Escondida, quienes desarrollaron diversas habilidades y competencias para ejecutar proyectos transformadores que impactan positivamente en el territorio.

Los y las actuales agentes de cambio participaron en múltiples talleres y actividades enfocadas en comunicación efectiva, habilidades socioemocionales, desarrollo de proyectos, herramientas de diagnósticos, vinculación con diferentes organizaciones sociales a nivel local y nacional, y la “Hackathon”, jornada donde defienden sus proyectos sociales y se ganan la posibilidad de ejecutarlos en el territorio.

Nicolás Chacón Radic es un líder social que quiere llevar cultura y patrimonio a los barrios más vulnerables, y fue el ganador del reconocimiento ‘Espíritu Somos’ por su compromiso y compañerismo. “Somos agentes de cambios y de sueños. Trabajamos en equipo, buscamos formas de apoyar a las personas y no estamos conformes con la realidad actual, porque hay mucho territorio que necesita ideas transformadoras. Por ello, agradezco esta oportunidad de ser parte del Programa Somos, y sé que nos volveremos a encontrar en los distintos proyectos barriales para construir un futuro mejor”, expresó.

El Director Ejecutivo de Fundación Minera Escondida, José Antonio Díaz Aguirre, explicó que este programa iniciado en 2016, donde ya han egresado 458 jóvenes (incluidos los de la Generación 2022) busca fortalecer las capacidades de reflexión crítica, liderazgo y trabajo en equipo, con el fin de que los y las jóvenes puedan transformarse en actores estratégicos del desarrollo regional.

“Estamos alegres porque hicimos un buen proceso y estamos satisfechos de lo logrado, pero a la vez desafiados, porque con la energía que tienen los y las jóvenes de esta generación, podemos construir una mejor Región de Antofagasta. Parte de esta sensibilidad social que ellos  poseen respecto a su entorno, el Programa Somos 2022 contribuyó en entregar diversas competencias y herramientas para que pueden poner al servicio de sus proyectos; con esa ecuación, que sabemos es exitosa, se generarán los cambios que anhelamos como territorio”, sostuvo Díaz Aguirre.

Vinculación

Durante el 2022 los y las jóvenes se vincularon con diferentes instituciones para conocer mejor las diversas tareas que tiene una labor social. Así lo precisó María Alejandra Cifuentes, Líder de Programas de Fundación Minera Escondida (FME).

“Destaco que este año se conectaron con diferentes organizaciones sociales que les permitieron abrir sus horizontes y conocer diversas formas de trabajo comunitario, lo que fue muy valioso para nuestros egresados y egresadas. Hay mucha energía y colaboración de todos y todas para realizar acciones sociales que permitan mejorar los barrios y nos vamos con muchos desafíos para la versión 2023”, precisó la Líder de Programas de FME.

De esta manera, los y las egresadas de Somos 2022 intercambiaron experiencias y vieron temáticas relacionadas a enfoque de género, emprendimiento social, acción comunitaria, innovación y creatividad, como parte de un proceso que ayuda a conectarlos a los espacios de toma de decisiones a nivel local para que sean un verdadero aporte en las organizaciones a las que representan.

Eduardo Aracena “La carrera te abre las puertas a un mundo de muchas opciones laborales”

Egresado el año 2015, Eduardo Aracena, quien actualmente se desempeña como encargado de comunicaciones de la seremia de Justicia y Derechos Humanos en Tarapacá, hace poco tiempo culminó sus estudios de postgrado obteniendo el grado de magíster en Comunicación Estratégica. A sus 31 años, tiene amplia experiencia en distintas plataformas, como medios digitales, televisión y radio, siendo esta última una de sus grandes pasiones.

Eduardo, recuerda su paso por la Universidad y especialmente por la Escuela de Periodismo, como uno de los mejores momentos de su vida y hace una especial mención, por el cariño que les guarda a las académicas Heleny Méndiz y Francis Espinoza y a los ex académicos Rubén Gómez, e Isidro Morales, de quienes tiene grandes recuerdos.  

Cuéntanos ¿Qué te motivo a estudiar periodismo?

La Universidad Católica del Norte y la Escuela de Periodismo tienen prestigio a nivel nacional, por eso la elegí. Dentro de la Escuela, me di cuenta que no solamente te dan las herramientas para desenvolverte en medios de comunicación tradicionales, sino que tiene una visión de futuro, te abre las puertas para ingresar al mundo corporativo, empresarial, marketing, yo creo que por eso me gustó mucho. La carrera, te abre las puertas a un mundo donde pueden existir muchas opciones laborales y te prepara de tal manera que tú puedes enfrentar cualquier desafío.

¿Cuál ha sido tu camino laboral?

Tuve la oportunidad de trabajar en CNC medios, tanto en radio Canal 95 como en Antofagasta Televisión, ahí me desempeñé como notero del matinal hace un par de años atrás y fue una experiencia súper enriquecedora, de mucho aprendizaje, y eso me ha dado la base para afrontar desafíos con mayor responsabilidad, mayor claridad, y poder cumplir los objetivos establecidos. Si bien es cierto que, desde muy temprana edad empecé en el tema de las comunicaciones, por allá por el 2008-2009 siempre es bueno y enriquecedor aprender, cada día se aprende algo nuevo tanto por la Escuela de Periodismo como por la misma vida.

¿Cuál es tu sello como periodista?

Creo que ser un profesional que tenga las capacidades para afrontar cualquier tipo de desafío en términos de comunicaciones, por lo mismo decidí estudiar el postgrado ahí mismo, porque siento que es un programa que me ayudó mucho en lo que estoy haciendo y eso podría catalogarlo como un sello. Ser un profesional capacitado para enfrentar cualquier tipo de desafío laboral.

¿Cómo fue la experiencia en el postgrado?

Egresé el año 2015, me titulé el 2016 en el pregrado como periodista y el postgrado lo estudié en pandemia, fue un proceso muy complicado, si no me equivoco era primera vez que el magíster se hacía de manera remota en su totalidad y pude hacer mi defensa este año, egresando con buenos resultados el programa del 2020.

¿Cómo proyectas tu carrera profesional, ahora que obtuviste tu postgrado?

Actualmente estoy como encargado de comunicaciones de la seremi de Justicia y Derechos Humanos en Tarapacá, no descarto poder estar un par de años más aquí, me he sentido muy cómodo, me he desenvuelto muy bien, he tenido buena aceptación de mi equipo de trabajo y también a nivel nacional por parte del Ministerio, pero sí, me gustaría dar ese salto al mundo minero, esa sería mi proyección a donde quiero llegar, tomar comunicaciones a nivel estratégico con mayor responsabilidad y poder llevar una unidad de comunicaciones en la minera, que es donde yo hice una de mis prácticas y poder desempeñarme ahí como jefe de comunicaciones. Dios dispone y yo me aferro a eso.

¿Cuál sería tu mensaje a las nuevas generaciones de periodistas?

Hay una frase que leí haciendo la tesis de mi postgrado, no recuerdo el autor, voy a intentar parafrasearla. Uno no puede devolverse en el tiempo, para cambiar los errores, pero si puedes tomar esos errores, los aprendizajes y crear un mejor futuro. Podemos crear el presente con esos aprendizajes, que ese es el mensaje para los nuevos egresados, es difícil, estudiar cinco años en una universidad, factores económicos, de distancia como me tocó a mí, que tuve que viajar desde Iquique a Antofagasta vivir solo, aprender a cocinar, etc, y luego me tocó estudiar el postgrado, trabajando, en pandemia nadie dice que es fácil, pero lo más lindo es cuando tu superas esa etapa y ves logros, ahí uno se siente pleno.

Fernando Melo: “Lo que me gusta de haber estudiado periodismo es la libertad de hacer, proponer y crear”

Egresado de periodismo UCN el año 2021, Fernando Melo, se desempeña como director del medio de comunicación Termometro.cl y como corresponsal del matinal Mucho Gusto, de Mega. A sus 28 años, cuenta con un diplomado en Estrategia y Comunicación digital en la UNIACC y actualmente cursa el programa de Magíster en Gestión Estratégica de la Comunicación; y un diplomado en Negociación y Liderazgo en escenarios de conflicto, de la misma casa de estudios.

De personalidad inquieta, Fernando, siempre estuvo inserto de una u otra forma en los medios de comunicación. Nos cuenta que descubrió su vocación siendo parte del matinal de Antofagasta TV y que durante sus primeros años en la carrera, realizó algunos proyectos radiales, ya que siempre busca algo que hacer, para crear y experimentar.

¿Cómo llegaste a tener tu propio medio?

Bajo mi rol de ayudante comencé a experimentar en Facebook, fue ensayo y error, pero con la clave de que siempre el trabajo fuera profesional. El punto de inflexión fue el estallido social, cuando se entregó el anuncio de que por primera vez se decretaba un toque de queda en Antofagasta. En esa época no tenía micrófonos ni nada, y fuimos el único medio de comunicación que salió en vivo con la noticia, ya que era un anuncio inesperado, y por un tema logístico los demás colegas de TV tardaron unos minutos más en dar la noticia. En ese momento saltamos de 4.000 seguidores en Facebook a cerca de 24.000.

En ese momento todo se fue dando, tampoco lo busqué. La comunidad crecía y crecía, yo creo que gracias al trabajo profesional que siempre realizamos junto a grandes colegas y amigos como Franco e Ignacio, que conocí en la Escuela. Comenzaron a llegar los auspiciadores, lo que hoy nos permite encontrarnos en una etapa de consolidación, pero de constante reinversión y adaptación a los públicos.

Fernando es director del medio digital Termometro.cl

¿Cómo proyectas tu carrera independiente?

Si bien es algo difícil, porque requiere mucha dedicación, ya que nada es seguro, sino que depende de tu propio trabajo, si me permite tener horarios “flexibles”, aunque una noticia puede ocurrir en cualquier momento. En este sentido, la proyección la realizo esperando lograr consolidar a Termometro.cl como un referente informativo en la región y en la zona norte.

¿Qué es lo que más te gusta haber estudiado periodismo en la UCN?

La libertad de hacer, proponer y crear. Yo en la Escuela hice de todo, fui ayudante y presidente del Centro de Estudiantes y si bien no todo pudo haber sido color de rosas, si destaco que todo me sirvió para ser el profesional que soy en la actualidad.

Siempre existió un consejo, una palabra de aliento y una crítica constructiva. Y eso mismo es lo que me hace volver de una u otra forma con las actividades que realizamos en conjunto, como centro de prácticas profesionales o con la reciente experiencia en el Taller Integrador.

¿Cuál es tu sello como egresado de Periodismo UCN?

El periodista UCN es un profesional integral. La Escuela te otorga todas las herramientas para enfrentar el mundo profesional, no solo en medios de comunicación, sino que dentro de su malla curricular te otorga todas las herramientas para, como en mi caso, realizar tu propio emprendimiento en el área comunicacional y como potenciarlo, posicionarlo y administrarlo.

¿Cuál es tu llamado para aquellos que estén pensando estudiar periodismo?

El llamado es a atreverse. Si eres tímido o tímida, no importa, ya que en la carrera encontrarán una amplia malla que les permitirá desarrollar todas sus fortalezas, las que ya conocen y descubrir algunas que estaban ocultas. Como estudiante de Periodismo UCN podrán conocer una amplia gama de escenarios donde podrán desempeñarse como profesionales, pero también, al salir al campo laboral estarán muy bien catalogados y considerados, debido al prestigio que tiene la Institución.

Juan Pablo Meneses “Esta novela es la derrota al periodismo de investigación”

El martes 25 y miércoles 26 recién pasado el reconocido periodista y escritor nacional, Juan Pablo Meneses visitó Antofagasta, específicamente la Escuela de Periodismo de la Universidad Católica del Norte para presentar su libro “Una Historia Perdida”. Una obra en la que relata la historia, a casi cincuenta años del golpe de Estado de Chile, de una de sus tramas más desconocidas: en pleno bombardeo aéreo a La Moneda, un piloto giró su avión para disparar contra el hospital de la Fuerza Aérea. Contra las órdenes; contra su propio bando.

Durante su estadía en la capital regional, Meneses, participó de un taller de Narrativa de No Ficción con las y los estudiantes de periodismo, además de una entrevista radial y un interesante conversatorio donde se expusieron las anécdotas del proceso de creación del libro y sobre todo el análisis de mantener viva la literatura y el género narrativo.

Aprovechamos la visita de Juan Pablo, para conversar de sus obras, su experiencia y partimos preguntándole ¿cómo nace el concepto periodismo portátil?

Yo siempre quise estudiar periodismo porque me interesaba la idea de viajar y escribir. Con el tiempo a eso lo llamé periodismo portátil y a eso me dediqué por cerca de 10 años. Trabajando en cyber café y moviéndome de un lado a otro, pero no fue tan fácil llegar a eso. Cuando salí del colegio entré estudiar ingeniería civil, nada que ver con periodismo, me cambié a comercial, después empecé a trabajar vendiendo celulares, mucho menos tenía que ver. Pero ahí ya había empezado a escribir y fue en ese entonces que me planteé que, si el periodismo sirve para algo, yo quiero ir a ver el partido de la “U” con River Plate, fue la primera vez que viajé fuera de Chile para contar una historia, después que volví dije, esto es a lo que me quiero dedicar toda mi vida y ahí dejé todo de lado para dedicarme a esto.

En “Granada para River Plate” las emociones se traspasan a través de la historia…

Pasa eso, porque yo estaba aterrado. Tuve miedo, en muchos momentos, en ese viaje y en otros, me han pasado muchas cosas. Una vez en Argentina me apuntaron con un arma en la cabeza, en un barrio abandonado en Buenos Aires. En esa oportunidad estaba de viaje a una semifinal con River Plate, pasé mucho miedo y espero que las y los lectores que quieran pasar mucho miedo leyendo una historia entretenida de fútbol busquen este libro.  

Pasando a su último libro ¿Cuál es el objetivo principal de “Una Historia Perdida”?

En general yo soy un autor que me interesa mostrar una historia, contar lo que pasó y que cada uno saque sus propias conclusiones. Algunos se van a educar, otros van a recordar hechos históricos, otros van a reflexionar a mi lo que me parece increíble, es que se ha contado tan mal la historia del Golpe de Estado, por historiadores y por periodistas. Por ejemplo, esta historia del bombardeo al hospital de la Fuerza Área, casi no aparece en ningún libro de historia, hay cuatro versiones, yo hice una novela, no un libro de historia, los otros son libros históricos, libros de no ficción con rigor periodístico y que llegan a distintas versiones de un hecho. Yo creo que, si de alguna manera me interesa abrir algún tema, sobre todo en vista de que el próximo año se cumplen 50 años del Golpe, es que se ha contado todo pésimo y nadie ha dicho nada.

Obras del autor Juan Pablo Meneses

En relación a los 50 años del Golpe, ¿Cree usted que con Una Historia Perdida expone la búsqueda de la verdad en ese acontecimiento?

Para mucha gente la imagen del Golpe de Estado es el bombardeo al palacio de Gobierno, esa es la imagen que ha estado en la memoria por 50 años. Pero resulta que todavía hay muchas cosas que no conocemos de ese día y una de las cosas de las que no se habla es que hay particularmente un bombardeo a un hospital de la Fuerza Aérea. Ese hospital quedaba al lado de la casa de mis padres entonces yo viví esta etapa, pero fue muy loco, porque toda mi niñez la viví jugando al lado de un hospital bombardeado, en ruinas, pero resulta que hace un par de años, empiezo a investigar la historia de este hospital, me doy cuenta que en ninguna parte está.

¿Usted espera que para el próximo año haya alguna actualización verídica de los hechos?

Supongo que es el momento de saber cuáles fueron los pilotos que bombardearon la moneda o por lo menos que exista un interés periodístico por hacer eso. Me parece que el periodismo de investigación en los últimos años no ha hecho nada, que está basado solo en recoger información judicial. Siento que ha faltado información periodística y que de alguna manera esta novela es la derrota al periodismo de investigación y lo tengo que hacer desde la ficción, porque nadie lo ha hecho en el periodismo investigativo.

¿Cuál fue el mayor desafío para construir “Una historia Perdida”?

El mayor desafío fue mezclar una investigación con una novela. Fue volver a hablar en la lengua que partí, escribiendo cuentos. Las primeras cosas que publiqué en medios fueron literatura, cuentos. La primera vez que aparecí en un diario, yo era vendedor de celulares y apareció un cuento publicado en el diario La Nación, luego publiqué en el Mercurio. Después lo dejé por el periodismo y me dediqué a la crónica, ahora fue como volver a eso, volver a la lengua que había perdido.

En la presentación del libro participaron los periodistas María Constanza Castro y Rodrigo Ramos Bañados

¿Qué ha pasado después que publicó la obra?

Me han escrito tres o cuatro agentes, militares de esa época, diciéndome tengo información que nadie ha contado, mucha más información. De hecho, estoy empezando a contar otra historia con toda la información que me ha llegado, me han escrito para decirme yo tengo la grabación desde un helicóptero, de lo que pasó ese día.

¿Podría existir una segunda parte de “Una Historia Perdida”?

No sé si una segunda parte, pero si me he dado cuenta de que se puede hacer periodismo, con herramientas de ficción, en lugares donde la verdad no existe. Uno empieza a recibir material nuevo que puede servir para contar la historia de Chile de otra manera, o de una manera más panorámica.

¿Cuáles son sus próximos proyectos?

Estoy en varios proyectos al mismo tiempo, uno de los que me tiene más motivado es un libro en el que llevo escritas 60 páginas paradójicamente, aún no sé de qué es, no sé si es novela, si es una crónica, no sé si es periodismo literario o literatura periodística, o si va a terminar siendo un guion. Otro proyecto en el que estoy trabajando por primera es un documental sobre uno de mis libros, Un Dios Portátil y espero que la próxima vez que venga a estar con ustedes se los presente.

Juan Pablo Meneses en entrevista con estudiantes de periodismo

Fabiola Riveros “Estudiar periodismo ha sido una de las mejores decisiones de mi vida”

Desde pequeña a Fabiola Riveros Cifuentes, le llamaba la atención comunicar, agrega que siempre fue muy curiosa, creativa y que en periodismo vio una carrera que no limita a desarrollarse sólo en un área. Es más, nos cuenta que a los ocho años le regalaron su primera grabadora con la que entrevistaba a su familia y amigos, esto porque veía los noticieros y quería hacer lo mismo.

Egresada el año 2020, la periodista, que actualmente, está a cargo de las comunicaciones en el Laboratorio de Emprendimiento USQAI de la Universidad Católica del Norte, nos adelanta que está evaluando la posibilidad de continuar con sus estudios de postgrado. Y que a pesar de que estudió otra carrera antes, es enfática en señalar que “todos los caminos llevan a periodismo” (sic).

¿Cómo recuerdas tu paso por la Escuela de Periodismo?

Recuerdo que, desde mi primer día en la Escuela de Periodismo, sentí que siempre debía haber estado ahí. Fue una época muy linda, donde aprendí muchísimo y pude desarrollar competencias que hoy me acompañan como profesional. También rescato mucho el desarrollo del pensamiento crítico, que no solo te lo enseñan en clases, sino que uno lo vive día a día en la Escuela. Aprender siempre a ver más allá, es una de las bases que me dejó la Escuela de Periodismo.

¿Cuál ha sido la experiencia laboral tras egresar de periodismo?

Hoy me dedico 100% a las comunicaciones corporativas, donde destaco la línea estratégica de la malla curricular de Periodismo UCN, ya que me ha entregado herramientas para poder aplicar en mi trabajo actualmente.

Fabiola trabaja actualmente en el Laboratorio de Emprendimiento USQAI de la Universidad Católica del Norte

¿Desde tu experiencia, crees que ha cambiado el campo laboral para los periodistas? ¿Hay nuevas áreas donde desempeñarse?

Totalmente. Creo que cada vez queda más atrás el “no hay trabajo para los periodistas”… Quizás en los medios de comunicación, exista un campo más acotado, pero hoy las marcas, organizaciones y empresas están requiriendo de un equipo de comunicaciones. También todo lo que ha sido el vuelco hacia la comunicación digital, requieren de periodistas. Somos un mal necesario (jajaja). Y siempre está la opción de emprender, nuestra carrera es muy versátil y se pueden hacer muchas cosas innovadoras desde las comunicaciones, aprovechando las herramientas que tenemos disponibles hoy en día, en el mundo digital.

¿Por qué crees que estudiar periodismo es una buena opción?

Yo invitaría a que decidan con tranquilidad, a que dejen el miedo y el qué dirán atrás. Yo entré a estudiar periodismo a los 25 años, después de estudiar otra carrera totalmente distinta. Creo que ha sido una de las mejores decisiones de mi vida. El periodismo es una carrera hermosa, que te abrirá la mente y te hará sacar tu creatividad al máximo. De repente queremos ser todo y créanme, esta carrera te lo permitirá, sólo debes tener el gusto por comunicar.

Conozcamos en profundidad a nuestra egresada Daniela Cáceres

Daniela Cáceres Cifuentes, es periodista de la Universidad Católica del Norte, magíster en Comunicación Estratégica, y posee dos diplomados, el primero en Resolución de Conflictos de Crisis y también uno en Estrategia Comunicacional de Redes Sociales. Actualmente trabaja en Televisión Nacional de Chile, específicamente en la red Antofagasta y además realiza clases de periodismo televisivo a las nuevas generaciones de profesionales.

Amante de los animales, Daniela, dice estar en la plenitud de su vida y a sus 33 años, se siente mucho más joven. Se considera una persona simpática, divertida y califica su descripción personal, como algo que siempre le gusta decir, ya que lo que hace y lo que es profesionalmente la acompaña siempre, en el día a día, por más que esté trabajando o no.

¿Alguna anécdota asociada a tu trabajo?

A veces estoy en una junta familiar, o con amigos y amigas y me dicen “oye Dani, pero deja de hablar así, si no estamos en un noticiero”, por la forma en la que hablo, que estoy siempre informando. O no sé, estamos reunidos y yo digo, “nooo esa es una fake news, no es así”, es como estar siempre alerta, entonces siento que mi profesión me acompaña mucho y en parte me define.

¿Qué año egresaste de la carrera?

Bueno yo entré el año 2008 a la Universidad, a ingeniería comercial, ¿cómo me fue? pasapalabra (ríe). Me cambié a la carrera que siempre me había gustado que era Periodismo el año 2009 y egresé el año 2014. Hace poquito terminé un magíster en Comunicación Estratégica y tengo dos diplomados asociados a eso, que son Resolución de Conflictos de Crisis y con Estrategia Comunicacional de Redes Sociales, hace como un mes que defendí la tesis, entonces ya tengo mi pos título.

¿Cómo llegaste a hacer clases a la Escuela?

La verdad es que siempre he mantenido un vínculo con la Universidad, antes de hacer clases, me llamaron un par de veces para participar de actividades que hacen las y los estudiantes, entrevistas y cosas así. Se dio la oportunidad, consultando, me consultaron y se dio, esto fue en el 2018-2019 por ahí. En general ha sido una linda experiencia para mí como profesional, porque finalmente es volver a la Escuela, volver al lugar que te formó.

¿Qué es lo que más te gusta de hacer clases?

Para mi es una experiencia laboral nueva, todo me suma, estar en contacto con nuevas generaciones es súper importante porque ellos tienen una visión distinta a lo que yo pensaba cuando era estudiante. Cada generación es súper distinta, imagínate que yo estuve con la generación del estallido social, estuve con la generación de las clases online, ahora esta es una generación que está volviendo a la presencialidad, entonces cada una tiene su sello y uno, aunque suene cliché, aprende de ellos.

Para mí es un lujo, encontrarme reporteando con los niños a los que les hice clase, por allá por el 2019, haciendo su práctica, sacando cuñas, da lo mismo si es para tele, para radio o para la web, pero sacando cuñas, sacando monos, sacando fotos, haciendo preguntas al seremi, es súper rico encontrárselos, esa sensación es súper, súper linda.

¿Cual crees es tu sello como profe?

Yo creo que una de las cosas valiosas que tengo, es que yo trabajo en televisión, trabajo en un medio nacional con presencia regional y yo trato, clase a clase, ir transmitiendo eso a los estudiantes, esa cercanía que tengo con lo que está ocurriendo. Entonces, nos es más fácil hablar de contingencia, de comparar cómo aborda una noticia un medio con otro, ese es uno de mis sellos, que vivo día a día lo que es el periodismo en la calle, lo que está pasando y transmitirle eso a los estudiantes de primera fuente creo que es súper valioso.

¿Cuál es tu mirada de las nuevas generaciones?

Las nuevas generaciones tienen muchas cosas para trabajar, por ejemplo, cuando yo estudiaba periodismo recién nos estábamos metiendo en el Whatsapp, el Facebook era lo más top, el Twitter era bastante incipiente hoy no, hoy tenemos muchas plataformas a través de las que podemos comunicar, entonces que las y los estudiantes puedan trabajar con eso, verlo como un medio de comunicación más, eso es súper importante.

Georgina Mora “Cuando no conoces la historia, no tienes pertenencia”

Este año, se conmemoraron 50 años desde la entrega de títulos a la primera generación de periodistas de nuestra Escuela. Bajo ese contexto, quisimos conversar con una de las integrantes de esa generación, la Mg. en Comunicación Social por la Universidad de Chile, Georgina Mora, para conocer más acerca de cómo se vivía periodismo en los primeros años de la carrera.  La periodista, además a lo largo de su trayectoria, llegó a ser decana de la Facultad de Humanidades y directora de la Escuela de Periodismo, además de académica de esta última.  

¿Cuáles son sus recuerdos de la Escuela de Periodismo?

La Escuela cuando se creó, fue con muy pocas personas, en esta primera promoción, teníamos distintas profesiones, una matrona, un oficial de Carabinero, un seminarista, una persona que iba en cuarto año de Castellano y se cambió, también había dos Profesores que eran normalistas y hacían clases en las escuelas, o sea era mucha gente que tenía el deseo de estudiar Periodismo y no habían tenido la oportunidad, por la distancia, por ejemplo. Había muy pocas carreras de Periodismo, estaba la Universidad de Chile, la Católica y la de Concepción, entonces era bastante complicado entrar a estudiar, así que contar con la carrera acá en el norte fue un gran hito.

¿Cómo vivió su paso por la Universidad?

Nosotros como grupo de primer año, nos juntábamos cada 15 días, hacíamos un malón, siempre nos juntábamos. A propósito de eso, fue muy bonito el encuentro de los 50 años, cuando empezaron a llegar, era como haberlos visto ayer, fue potente, se vuelve a ese grupo tan unido, nosotros sentíamos que éramos pioneros, ya después vino la época más complicada, pero a pesar de que el grupo se polarizó, nunca nos perdimos el respeto. Seguíamos siendo amigos, eso es algo que falta en la sociedad.

En la imagen se puede ver a Andrés Sabella con los estudiantes de Periodismo

Antes no existía la tecnología que hay en la actualidad… ¿cómo era estudiar periodismo?

Siempre se puede, si hay ganas, siempre se puede imagínate que nosotros no teníamos laboratorio de máquinas de escribir, eso si había mucha solidaridad, andábamos con la cámara fotográfica, los cuadernos, la máquina, todo muy pesado, entonces cuando tuve un teléfono con internet y podía ver los diarios, leer información de otro país desde el celular, dije tengo el mundo en mis manos.

¿Porqué decidió estudiar periodismo?

Todo es una casualidad (ríe). Yo soy de San Fernando y nosotros en esa época, nos juntábamos en la plaza, el día antes que teníamos que ir a reconocer salas para dar la primera Prueba de Aptitud Académica, de repente llegó un chiquillo a decirnos ¡esta es la prueba!, nosotros lo encontrábamos muy raro, y además era en Santiago. Rendimos la prueba y después a fines de febrero, empezaron a salir los resultados y había que hacer las postulaciones, yo postulé a tres carreras, sin tener idea de cómo me había ido, postulé a profesora de Castellano, Periodismo y Sicología. Saber los resultados fue un drama, la forma era, ir al patio central de la Universidad de Chile, con unos listados enormes, yo no me acordaba del número de inscripción y una compañera me dice ¡yo te vi!, estabas en las listas de sicología de “la Chile” y me fui a ver, y estaba en eso cuando alguien me dice sabes que en Antofagasta se abrió la carrera de periodismo y ayer le estaban tomando exámenes a los alumnos que querían postular. Hoy están tomando en el edificio del Mercurio de Santiago, y entre todo lo que aún quedaba por esperar, me fui al Mercurio y ahí estaba Nicolás Velasco tomando exámenes, nos presentamos tres, me avisan luego de dar la prueba que me tengo que venir a Antofagasta, pero tiene que ser rápido porque ya habían comenzado las clases, llegué a San Fernando, mi papá me dice dónde queda eso, pero me apoyó. Me vine en un bus pirata, en un asiento auxiliar, que estaba en el pasillo y se doblaba, cada vez que paraba el bus yo decía llegué a Antofagasta y debo haber tenido una cara de susto tan grande que había una pareja, que me dice adónde vas mijita, a Antofagasta les dije, no te preocupes nosotros también vamos para allá, cuando nos bajemos tienes que bajarte, fueron 24 horas, casi me morí y así llegué, todo por casualidad…

En el centro de la imagen Mg. Georgina Mora

¿Cuál sería su mensaje para las actuales generaciones de periodistas?

Cuando tu no conoces la historia, no tienes pertenencia, y eso es muy difícil para los jóvenes. Nosotros, como alumnos, teníamos muchas actividades con los profesores, pero nunca se pasaron los límites, recuerdo hasta cuando yo era decana participaba de las actividades de los estudiantes, siempre muy bien, pero de repente algo pasó. Es importante retomar actividades que unan a las generaciones.  

Dra. Francis Espinoza: Única académica chilena ganadora de la Beca Fulbright SUSI Scholars 2022

Durante seis semanas la académica de la Escuela de Periodismo Dra. Francis Espinoza, participó de una pasantía en Política Exterior Estadounidense en la Universidad de Delaware. Esto gracias a su postulación a SUSI Scholars, programa de los institutos de estudios de Estados Unidos, coordinado por la Universidad de Montana, que proporciona una oferta de diversos planes de especialización que abarcan desde religión, cultura, medios de comunicación, entre otros.

Esta pasantía, es parte de un proyecto que tiene el gobierno de Estados Unidos, al que llaman diplomacia pública. En el que ofrecen, distintos programas de estadías cortas donde se mezcla la docencia con investigación, y tiene el objetivo de que quienes participan puedan aportar desde su experiencia en cómo se constituye la academia en torno a la temática de especialización elegida y de qué manera se van estableciendo las relaciones, en este caso, Chile-Estados Unidos.

La versión 2022 de SUSI Scholars estuvo marcada de hitos, ya que es la primera versión presencial que se realiza posterior al inicio de la pandemia por Covid-19, también, es la primera vez que la Universidad de Delaware toma un grupo de académicos y académicas propiamente tal y lo que nos llena de orgullo como Escuela de Periodismo, es que recibió a la única académica chilena ganadora de la beca Fulbright SUSI Scholars de todos los programas de este año, la dra. Francis Espinoza, con quien conversamos de esta enriquecedora experiencia.   

Visita a la Casa Blanca

Cuéntenos Francis, ¿en qué consistió específicamente su pasantía?

Fui a realizar un programa en política exterior estadounidense. Estuvimos seis semanas, muy intensas, eran todos los días de clases y algunos viajes a Washington, viajes para clases, pero también visitas a instituciones políticas como el Capitolio, la Casa Blanca, estuvimos también en Nueva York, donde tuvimos una clase en una agencia que manejaba temas de ayuda social y económica relacionada con el gobierno de Estados Unidos. En general tuvimos muchas clases, compartimos experiencias con mucha gente, de los partidos políticos, de la academia, ONG, todo relacionado con política. También fuimos a Filadelfia, a una institución que tenía que ver con investigación y difusión de política internacional estadounidense.

¿Cómo se puede postular a este tipo de programas de estudios?

Cada año hay un SUSI Scholars y en mi caso, fue un proceso de selección, donde hubo que hacer una aplicación, después me hicieron una entrevista, incluso yo pensé que en la entrevista no me había ido muy bien. Luego de eso, ellos -el equipo de selección- tomaron el tiempo necesario para la resolución y determinaron quienes eran los representantes de cada país en los respectivos programas. En mi caso, fui la única académica chilena ganadora de la beca Fulbright SUSI Scholars, de todos los programas, eso es súper meritorio. Yo pensé que había otros académicos, que estaban en los otros programas, pero no, fui la única.

¿Qué se siente ser la única académica chilena ganadora de esta beca?

Yo me enteré cuando fui a buscar mi visa a la embajada, cuando la coordinadora, me dice tu eres la única que va por Chile en la generación 2022, independiente de las áreas temáticas. En ese momento y después cuando me gané la beca, sentí que era lo que yo estaba cosechando de dos años intensos, en los que trabajé en pandemia. Recuerdo que, en ese entonces, aparecieron tímidamente los webinar, por ejemplo, en 2020 tomé 263 y en 2021 tomé un poquito menos, 207, es decir, yo tenía una preparación en muchos temas internacionales. Entonces, todo ese trabajo que hice, que además lo iba plasmando inmediatamente en las clases, tienen que ver en cómo yo he ido mejorando con toda esta preparación casi masiva que yo tuve durante 2 años encerrada, formándome.

Entrega de certificados

Hablando de política internacional y periodismo ¿Cómo cree que abordan los medios de comunicación este tipo de noticias?

Siento que falta una mayor preparación, lo que yo veía en Estados Unidos y de hecho tuve esa discusión, de que los expertos no son información, pero si hay un mayor análisis de las problemáticas internacionales al contar con su presencia y acá en Chile se está recién implementando. Por eso era tan interesante ir a estudiar la política exterior, porque mi sensación, es que el patrón de política exterior estadounidense, es un patrón que tienen los súper poderes y es un patrón para entender en este caso, la geopolítica del mundo o cómo el mundo es un tablero de ajedrez donde se van jugando las piezas y eso yo creo que los medios no lo reproducen.

¿Cómo aplica toda esta experiencia en política internacional en la formación de nuevas generaciones de periodistas?

El compromiso de este semestre, en mi curso Teoría de la Comunicación Social, es incluir aspectos que tengan que ver, por ejemplo, con la relación que existe entre medios de comunicación y las diferentes administraciones o presidencias de Estados Unidos y cómo éstos se han ido comportando. Ya para el próximo semestre, siempre dependiendo de los ramos que me den, quisiera comenzar un cambio curricular en el programa y poder ofrecer la política exterior propiamente tal de Estados Unidos, pero también de las grandes potencias, estoy pensando en China, en Rusia que también es interesante y la Unión Europea. Lo otro, es que yo adquirí ciertos compromisos en términos de docencia con la Embajada de Estados Unidos, por lo de pronto, tengo que incorporar módulos en mis clases de Relaciones Internacionales, en un futuro debiera ofrecer un curso de política estadounidense, me gustaría algo de política y grandes poderes, no solamente Estados Unidos. Para más adelante, pensar en un diplomado, no sé si un postgrado, pero si un diplomado en relaciones internacionales, tal vez ahí se puede hacer algo interesante.

Karina Rubilar: “La vida me está recompensando”

Desde muy niña, la actual estudiante de cuarto año de periodismo, Karina Rubilar, siempre tuvo en su mente la idea de irse de intercambio. Por distintas situaciones, esto no se había podido concretar, hasta ahora, que Karina recibió la Beca Santander año 2021-2022, lo que le permitirá cursar durante todo el segundo semestre sus estudios de pregrado en la Universidad de Sevilla, España.

Cabe destacar, que la Beca Santander Movilidad Internacional Pregrado, busca facilitar el perfeccionamiento de los estudios en el extranjero para estudiantes que estén cursando su carrera universitaria. En el caso de Karina, sus opciones de especialización están entre el periodismo de viajes o de investigación, decisión que tendrá que tomar antes del 05 de septiembre, fecha en que parten sus clases en la Facultad de Comunicaciones, de la Universidad de Sevilla.

Karina, es oriunda de Iquique y llegó hasta Antofagasta para estudiar periodismo en la Universidad Católica del Norte.

Queda menos de un mes para tu viaje ¿Cuáles son tus expectativas para este importante logro en tu formación profesional?

El objetivo principal de esta experiencia es que me permitirá abrir horizontes, como todos los profesores me han dicho, esta experiencia es enriquecedora no solo educativamente, sino que también como persona, voy a hacer contactos y además seguiré cursando ramos, es decir, puedo seguir aprendiendo, pero compartiendo con otras culturas.

¿Cuáles son tus sensaciones al poder cumplir tú sueño de irte de intercambio?

Siento que la vida me está recompensando, porque igual me ha tocado difícil. Yo soy de Iquique y cuando era más pequeña, estuve en un colegio de clase prestigiosa, lo pagábamos con esfuerzo, sin embargo, me rodeé de un círculo de personas que tenían mayor estabilidad económica y vi como mis amigas se iban de intercambio a Inglaterra, Nueva York y volvían hablando inglés con experiencia. Me propuse que algún día yo iba a lograr lo mismo, incluso trabajaba y ahorraba con esa mentalidad. Pero no fue tan fácil, al principio en la Universidad me costó encontrar información, entonces cuando me llegó el correo con información dije, esta es mi oportunidad.

En cuanto al proceso de postulación, cómo lo hiciste, ¿Recibiste apoyo de académicos, de tu familia o amigos para poder concretar la movilidad estudiantil?

La información de esta beca me llegó a una semana de que se cerraran las postulaciones. Por un momento pensé que no alcanzaba, pero hablé con mi familia, me dijeron inténtalo, no pierdes nada y ¡ya! lo intenté. También fue muy importante todo el apoyo de mi jefe de carrera, José Luis Villalobos, ya que fue indispensable para ganarme esta beca, había muchos documentos que se demoraban, tenían tiempo de gestión y él se movió muchísimo, mandó correos, estuvo en contacto conmigo, me hizo una carta de recomendación, o sea fue un siete y yo le doy mérito de esta beca, sin él no habría sido posible, fue mi apoyo principal en esto.

Cómo piensas compatibilizar tus estudios en Chile con lo que aprenderás en España ¿Has pensado en alguna especialización en Sevilla?

Lo lindo del periodismo, es que te permite conocer un poquito de todo y después uno se especializa en lo que más le gusta, a mí siempre me llamo la atención el periodismo de viaje. De hecho, allá tengo que tomar un electivo y está el de periodismo de viaje, también me llama la atención el periodismo de investigación, de reportajes, de documentales, en ese sentido. 

La Universidad de Sevilla en España, será la casa de estudios de Karina durante el 2do semestre académico.

La beca de movilidad estudiantil Santander la ganaste en 2021 y podías usarla el primer o segundo semestre de este año, ¿porqué elegiste esta fecha?

Después que la pandemia nos permitió retomar la presencialidad, sentía que me merecía un semestre de convivir con mis compañeros, de estar en la Escuela, de disfrutar la infraestructura, vivir la experiencia. En primer año fue súper corto, porque vivimos una toma en la universidad, después fue el estallido social, después vino la pandemia, entonces siento que no conviví tantos con los profesores, con mis compañeros, necesitaba un semestre aquí.

¿Estás nerviosa por viajar tan lejos y tanto tiempo?

Antes de partir, necesitaba dejar resueltas muchas cosas en el ámbito personal, me enfoqué a crecer como persona y estar preparada para esto. Es difícil, me voy sola por seis meses a otro continente, tengo la experiencia de vivir sola, de estar lejos de mi familia y me considero una persona independiente, autosuficiente, pero no es lo mismo, soy de Iquique, y estoy a seis horas de distancia de mi casa y ahora no, entonces eso me preocupa un poco, por eso necesitaba prepararme mentalmente para esto.

¿Invitarías a otros compañeros a que averigüen y postulen a la movilidad estudiantil?

Yo no tengo los recursos para costear un viaje como este y esta beca me permite hacerlo, si yo hubiera tenido antes la información, lo hubiese hecho antes.  Entonces mi llamado es a investigar, está la oficina de movilidad, que tienen una disposición tremenda a ayudar, a que se arriesguen, al final esto es crecimiento no solo educativo, si no también personal.

1 2 3 4