Eduardo Contreras Illanes, funcionario ONU y profesor de MCE UCN: “Desde la comunicación, la crisis es la gestión de oportunidades”

Como sociólogo, pero aún más como profesor de la 5ª Versión del Magíster de Comunicación Estratégica de la UCN, MBA en Administración y Dirección de Empresas (U. de Chile) y funcionario de las Naciones Unidas, Eduardo Contreras Illanes tiene un objetivo claro y trazado: desarrollar herramientas analíticas que permita a los profesionales enfrentar de manera más ágil y eficiente los actuales tiempos de crisis social en las organizaciones.


-¿Por qué ahora esta urgencia de actualización de las herramientas comunicacionales estratégicas de las empresas cuando siempre es el área que enfrenta las crisis?

Profesor del MCE UCN, Eduardo Contreras
Profesor del MCE UCN, Eduardo Contreras.

– Hay que tener en claro que más allá de empresas o instituciones, lo importante para las organizaciones es entender que son organismos que están en constante relación con el entorno y, en ese sentido, tener un conocimiento acabado, profundo, actualizado del entorno, en todas sus variables y grupos de interés, genera ciertas bases para que el sector público y privado actualicen sus herramientas para dialogar con ese entorno.

Es en este diálogo con el entorno donde se producen las crisis, pero también las oportunidades de construir o mantener mayor cohesión social, o sea, para avanzar positivamente hacia la fabricación de un entorno que alcance tanto a la organización como a la comunidad. Por eso considero que hay urgencia en analizar estos temas a nivel epistemológico, a través de un magíster enfocado en estos agentes comunicativos de las empresas, de las organizaciones, porque pueden replicarse como modelo hacia organizaciones más dialogantes, organizaciones con las que se va construyendo la realidad social. Y desde tus propias perspectivas y trincheras.

-¿Cuáles son las herramientas que destacaría como aporte desde su currículum de profesor, consultor y analista?

-Creo que la sociología entrega herramientas interesantes desde lo teórico, pero también desde la analítica y las metodologías, que siempre deben estar muy actualizadas con lo que está pasando. Para mí, en la tarea de pregrado, es muy importante el análisis y luego, en el postgrado, disponer de herramientas de gestión para la organización. A nivel profesional esto ha marcado mi perfil, al menos desde el académico, con una cierta orientación hacia la gestión, hacia la investigación aplicada. Desde mi experiencia profesional he transitado también un camino en Organismos Internacionales en países como El Salvador, Centroamérica, y programas como para Las Naciones Unidas. Este trabajo ha estado vinculado al desarrollo, especialmente en el diseño y gestión de políticas públicas y de programas intergerenciales y, desde el sector privado, he trabajado en el área de estudios de consumo masivo y desarrollado herramientas de análisis dentro de la gestión. Creo que también es un sello importante dentro de mi desempeño la capacidad de gerenciamiento, que es una alta responsabilidad. Desde lo público, mi desempeño ha sido especialmente en el Ministerio del interior y Seguridad Pública, donde pude desarrollar otros elementos para vincularse con los públicos, especialmente con organizaciones sociales y las crisis que se les presentan. Los seminarios también han sido un canal de desarrollo para mí.

-¿Desde qué base debiera entonces enfrentarse la comunicación estratégica en el contexto del cambio permanente?

– El sociólogo Manuel Castells dice que hoy estamos viviendo un proceso de ruptura. Los sociólogos lo vemos como una tensión entre el orden y el sujeto y, en ese sentido, el manejo de las crisis -que ha sido el tema relevante en el último tiempo no sólo en Chile sino Latinoamérica y el mundo- obliga a manejar herramientas para, como profesional, desarrollar una mejor estrategia comunicacional, alineada con los nuevos paradigmas de la sociedad y los nuevos valores corporativos de las empresas. En ese sentido, creo que el manejo de la crisis, hoy en día, es más necesaria que nunca, especialmente para entender que desde la comunicación la crisis siempre es una gestión de oportunidades, aunque desde la sociología se considera una mutación cultural. Si vamos a la profundidad, sabemos que la sociedad siempre está mostrado cambios culturales, sociales, políticos, pero en diferentes formas de transformación, de generación de paradigmas, más en la sociedad que vivimos porque hoy en día, la mayor cantidad de crisis estructurales de las que habla Castells ocurren en lugares postcoloniales, que aún están en proceso de construcción de su sociedad, aún están construyendo su identidad, aún se están desarrollando y todavía no superan esa modernidad. Esta forma de estallido, cambio social, constante readaptación social, hay que entenderla desde la crisis. Es parte esencial de entender, analizar y transformar la realidad sistémica de la sociedad.

-¿Considera que las crisis obligan a actualizar herramientas epistemológicas mucho más creativamente?

-Es muy importante la comunicación porque gobernar es comunicar. Creo mucho en eso. También generar estrategias, porque uno puede entender que siempre hay un riesgo latente, puede entender que la crisis luego puede ser una oportunidad, pero el tema es identificar cuándo la crisis pasa a ser una catástrofe, que es la destrucción total.

-¿Por qué hacer un postgrado y no una serie de cursos focalizados?

-Hay un concepto bien importante: hacerse cargo de la estrategia. En El Salvador, también en Estados Unidos, trabajé con los jesuitas. Ellos dicen: uno puede mirar la realidad, uno puede observarla e investigarla, pero otra cosa bien distinta es hacerse cargo de ella. Eso requiere un cambio de paradigma. Vamos a pensar en las Junta de Vecinos en relación con su propios vecinos, la nueva estructura de los Cabildos, los grupo intermedios, las fundaciones, todo eso por un lado y, por el otro, las instituciones que se han ido debilitando, como los partidos políticos, la iglesia, Carabineros, etcétera… ambas fuerzas van transitando de una a otra y esa es la nueva dialéctica de la comunicación, que no sólo es muy profunda, sino también se da en distintos niveles: Hacerse cargo es una opción siempre porque uno como empresa puede entrar a un marco regulatorio, pero debe analizar no sólo si se esté cumpliendo ese marco, sino ir a otro nivel, más colaborativo con la comunidad, uno de construcción social, como por ejemplo, analizar cómo se puede aportar en ciertos proyectos sociales, espacios públicos, en definitiva, hacerse cargo de los problemas de las personas que están en nuestros entornos. Este tipo de estudios te permite encontrar ese valor compartido que, acá en Antofagasta, se vive ya con ciertas empresas que han ido agregando valor a la sociedad de la mano con la comunidad. Por eso la complejidad de diferenciar entre hacer una serie de cursos y hacer un postgrado.