Paula Orellana, candidata a gobernadora de Antofagasta: “El liderazgo feminista disputa el poder para lograr objetivos colectivos y transformaciones profundas”

Con la esperanza de incorporar el enfoque feminista en la política de la segunda región, la doctora en Antropología y egresada de Periodismo UCN, espera ser la candidata electa para el nuevo cargo de Gobernadora Regional de Antofagasta.

Desde la motivación de “ir a la acción como ciudadana que anhela cambios en el sistema“, Paula Orellana Uribe, doctora en Antropología y periodista, asumió el desafío de postular como candidata a Gobernadora Regional del Frente Amplio por la región de Antofagasta.

“Como muchas y muchos chilenos, soy una ciudadana indignada por el constante abuso en este país por parte de la vieja clase política, el modelo democrático representativo y el sistema neoliberal arraigado en una Constitución escrita en dictadura”, expresa Orellana en entrevista con Periodismo UCN.

La gestora cultural y fundadora de la ONG Arena, señala que no puede ser “indiferente frente a la desigualdad y a la falta de derechos”. En este contexto, añade que “uno puede ser protagonista desde los espacios donde está para aportar en las transformaciones que requiere nuestra sociedad”.

La periodista egresada de la Escuela de Periodismo UCN, declara que aspira “a la justicia social y la distribución del poder involucrando a todos los sectores de la sociedad”. Es decir, “que los gobiernos nacionales, regionales y locales, estén para atender, resguardar y propender a que la gente se desarrolle en igualdad de oportunidades”.

Es por esto que, si consigue ganar las elecciones, Paula afirma que velará por “poner en el centro de la gestión a las personas, profundizando la democracia mediante la participación, distribuyendo el poder y enfocándonos en el desarrollo sustentable de toda la población, fomentando la cultura y la ciencia, con una mirada feminista transversal”.

Liderazgo feminista en la política

Paula reconoce que para las mujeres no es fácil transitar en política, porque “es un entorno con prácticas súper patriarcales”.

“Como mujer sujeta a esta sociedad, me ha tocado enfrentar subestimación en diversas áreas, así como también ver y escuchar a personas sumidas en profundas injusticias sociales, lo que me lleva a creer con fuerza que lo personal es político”, señala la representante del FA.

Orellana apuesta por un liderazgo feminista, que en sus palabras, “es un liderazgo más diverso e inclusivo, y que atiende a otras lógicas de búsquedas que no van al poder por el poder, sino que apuestan a disputarlo para lograr objetivos colectivos, de bien común y de transformaciones estructurales profundas”.

Incorporando el enfoque feminista en la nueva Constitución se podrá tener una visión amplia de contenidos que nos beneficiarán como sociedad. Principalmente, porque el feminismo considera entre sus principios la paridad, la igualdad sustantiva, la laicidad, la inclusión, la pluralidad, la sostenibilidad, la justicia, la libertad y la transversalidad de los derechos humanos y de la participación social”, añade.

-¿Cuál es la importancia de incorporar la perspectiva de género en la construcción de una nueva Constitución? 

Que contemos con paridad de género en la convención constitucional es una experiencia inédita e histórica tanto a nivel nacional como para el mundo, que me parece tremenda para avanzar en nuestras demandas. Sin embargo, no basta garantizar representación en el proceso constituyente, hay que presionar al Congreso para que las independientes puedan participar en las mejores circunstancias posibles.

En cuanto a contenidos, la nueva Constitución tendrá que incorporar y garantizarnos derechos, tales como: el acceso y protección de los derechos sexuales y reproductivos de la mujer, una vida libre de violencia machista y el derecho al trabajo de mujeres y hombres en igualdad de condiciones; y que en los derechos sociales (salud, vivienda, trabajo, educación, entre otros), exista plena conciencia que la realidad nos impacta de manera diferenciada, porque históricamente estos derechos se nos han negado, y por lo tanto se nos ha postergado socialmente,  generando una profunda desigualdad en nuestras condiciones de vida.

En cuanto a la propuesta de un modelo económico, se busca poner en el centro de su actividad la sostenibilidad de la vida, y el aporte que realizan las mujeres a la economía del país en función de nuevos principios y valores, que hagan frente también a la crisis territorial que atravesamos. Entonces, en la nueva Constitución debe plasmarse el feminismo, entendiéndolo como una forma de ver la vida más justa y digna para todas y todos.

Su paso por la Escuela de Periodismo UCN

Paula Orellana es egresada de periodismo de la Universidad Católica del Norte. Cuenta que su generación fue una de las que bautizaron las actuales dependencias de la carrera.

La candidata al puesto de gobernador regional recalca que las clases prácticas que cursó en la escuela, han sido herramientas que ha utilizado para desarrollarse como profesional de las comunicaciones, pero también, como una base sólida para desenvolverse en diversos ámbitos sociales. “Siento que en mi formación trascendió el espíritu humanista en amplitud” señala.

Orellana expresa que el periodismo “tiene el poder de contrarrestar las fake news, fomentar la opinión crítica de la ciudadanía, combatir la corrupción y dejar la estigmatización de los sectores sociales”.

“El rol del periodista debe ir en búsqueda de los hechos fidedignos frente a un escenario político, social, económico y sanitario tan complejo como el que estamos viviendo”, puntualiza.