En busca de la calidad educativa a partir de los procesos de lectura y escritura**

El término calidad es, hoy por hoy, tan recurrente que se ha convertido en el eje central de las reformas educativas en las últimas dos décadas, tanto que ya parece designar algo claramente distinguible y aceptable en este campo que no deja, simplemente, de ser una apariencia. Sin embargo, el término calidad no resulta fácil de aplicar en terreno educacional pues su definición depende de quién es el sujeto que efectúa la demanda, y desde dónde es formulada; así cada sector entiende el concepto de calidad en función de las distintas demandas – como dicen las autoras – que ‘hace el sistema’.

Por otra parte, la búsqueda de calidad en los procesos de enseñanza-aprendizaje exige una construcción clara, colegiada y en contextos concretos que giran alrededor de lo que designa o se pretende modelar al invocar el término; esta legítima pretensión exige también una búsqueda de sentido en los procesos que involucren las preocupaciones y posibilidades de quienes laboran en dichos ambientes académicos. Es que el tema de la didáctica de la lectura y la escritura en la Educación Superior cumple un papel importante y urgente de atender por su transversalidad en los  aprendizajes académicos.

Lo anterior  puede constatarse en la creciente preocupación  en el medio latinoamericano en el número de investigaciones o proyectos institucionales tendientes a promover el fortalecimiento de la lectura y la escritura, con el fin de actualizar y perfeccionar las metodologías de enseñanza producto de reiteradas reflexiones que combinan aspectos pedagógicos y  psico-lingüísticos en  el desarrollo y presentación de un ‘texto’. En detalle, esta publicación nos deja muy bien informados sobre lo que ocurre en la realidad de la Educación Superior Colombiana extrapolables, sin duda,  a nuestro medio, con las naturales adecuaciones. Todo ello en la legítima preocupación por establecer diálogos académicos sobre alfabetización que vislumbren  logros y tareas pendientes, mirando siempre hacia el desarrollo académico y personal de los estudiantes. En este sentido las autoras plantean que gran parte de las posibilidades y los desafíos o retos de un sistema educativo están del lado de estas orientaciones o movimientos que se pueden lograr  por medio de la ‘actividad discursiva y textual en la academia’. Dicho de otra manera, es posible hablar de la búsqueda de un lugar para los procesos de enseñanza centrados en la lectura y la escritura pero ahora de amplia relevancia en un contexto universitario. Resulta claro, entonces,  que el desarrollo de  las distintas áreas del conocimiento pasa por el lenguaje, pero su transversalidad aún vemos que, en los pre-grados y postgrados, no muestran la importancia que  merecen. Sobre esta base, y una vez leída esta contribución  de la Dra Cisneros y Violeta Vega, cabría preguntarse si aquello que denominamos ‘alfabetización académica’ resulta explicable y comprensible para todos los miembros de una comunidad académica y, además,  a qué estadio de destrezas comunicativas se alude con el concepto cuando se habla, investiga y discute sobre ello.

En consecuencia, no resulta ociosa una reflexión sobre lo que le corresponde a la enseñanza y el aprendizaje en el manejo de recursos lingüísticos como herramienta de aprendizajes en la universidad. Si se develan los factores influyentes en este proceso será más fácil, entonces, la búsqueda de estrategias adecuadas a las exigencias que imponen los ambientes académicos a sus estudiantes. Este libro constituye un aporte extraordinario a  estos desafíos en la búsqueda de la  así llamada ‘calidad académica’. Ello requiere, sin duda, trascender los enfoques,  métodos y técnicas específicas en la enseñanza de una determinada disciplina. Queda claro también que con este libro estamos ingresando al debate sobre la calidad de la educación en la Educación Superior desde la perspectiva de la alfabetización académica, en cuanto a que la cualificación en lectura y escritura son necesarios y de la mayor importancia para los aprendizajes en los dominios que abarcan las distintas disciplinas en una  malla curricular. Eso sí, teniendo como horizonte el pensamiento crítico y la capacidad de diálogo como metas u objetivos de toda formación académica, aspirando de esta manera a  poder recuperar la tarea de enseñar a leer y escribir en una dimensión cultural, analítica y reflexiva.

Finalmente, en el capítulo sobre nuevos retos para la tarea de asumir la tarea planteada, la lectura y la escritura y,  ‘a manera de conclusión’ , estas destrezas académicas (leer y escribir)  de la lengua  no pueden constituir contenidos separados de sus contextos políticos y culturales, principalmente en cuanto a  valores sociales al final de una carrera, como ayuda para emprender un desarrollo profesional a futuro. Sin embargo, ello pone en duda la existencia de si existen realmente estrategias para desarrollar estas destrezas como únicas y válidas, aplicables o transferibles a cualquier disciplina. Así, las políticas y los procesos de formación profesional no podrían dejar de reflexionar sobre los criterios y mecanismos particulares a tener en cuenta por quienes interpretan y redactan un área específica del conocimiento cuando se selecciona un metalenguaje con significados pertenecientes a un formato disciplinar específico. Desde luego, se hace necesario la participación de profesionales en Ciencias del Lenguaje que acompañen a este proceso de un modo disciplinar y grupal, y no exclusivamente ‘disciplinar y/o solitario’, concluyen las autoras.

Aún más, esto que conocemos como sociedad del conocimiento apenas podremos entenderla como una posibilidad que dependa de la coherencia de las acciones institucionales con las intencionalidades de las iniciativas académicas; ello para generar  en estudiantes y docentes una conciencia en relación con las razones que llevan a  adscribir aquello que plantean  en lo que conocemos como ‘mallas curriculares’ o ‘planes de estudios’. Parafraseando a Paulo Freire, las autoras dejan lanzada la idea de que ‘la relación entre educación y calidad puede asumirse como educación para la calidad, calidad de la educación, o educación y calidad de vida’. Ellas tienen que ser motivo de políticas y de preocupaciones al interior de las propias comunidades académicas.

La Ciencia de Maravillarse (*)

This book is a reflection on the way scientists behave towards the act of making science. It is not only a rational act but mostly is led by intuitive creativity. It goes beyond the common idea of visualizing a man or a woman dressed in white working deeply and scholarly in a setting often called ‘laboratory’. The way a scholar follows goes from the so called rational logic to creativity awakened by intuition. The reflection also states that science and art go together in the scientific undertaking. Both the scientist and an artist are conducted by that capacity to dream about reality. The road pointed out by the scientific method is impregnated by imagination, and intuition (the capacity to transcend beyond reality) turning the scientific action into a meaningful reality. Inspiration is this sense is common to both: scientist and  artist.

Based on the aforementioned ideas we find in this book the core idea that a scientist is able to wonder at the greatness of the natural world. The scientific work is compared with the practices of religious devouts, that is, to be able to wonder at the environment and transcend its mere physical appearance of a phenomenon. Many testimonies are exposed collected by direct or personal interviews to well known scholars of the scientific world in Chile. The reports state that science is a type of religion that sets up a world order based upon the capacity to wonder about or ‘marvel at’ the surrounding phenomena, something evidenced from Copernicus to Kepler and from here to modern science.

The book comprises four chapters: 1. Welcome to the World of Forgotten Artists, 2.  A Religious Obsession on Beauty, 3. Science and Art put together in a Religious Dimension,  4. Epilogue or The Scientist as an Artist.

Throughout chapter one  topics on the question on whom can it occur to know what scientists think and do, the logic of science in doubt, science in history, anthropologists visiting a tribe of scientists are dealt with. In chapter two the idea of religious obsession on beauty is developed particularly focused on religious cosmic feeling as scientific motivation. In chapter three the topics: looking for a revelation sense, the role of intuition and error and beauty revelation are posed in a thoughtful explanation of formal and informal language understandable for both scientists and students prospective scientists coming out from an educational system.

In general it can be stated that the style with which this book is written combines both the suggestions provided by Dn Eduardo which leads the author’s attempt and goal of presenting the format of the book. It is a ficticious name whose content  to  some extent i s given at the beginning titled  ‘to see to be able to believe’ introduced by a Cortazar’ s Rayuela  ‘ Happy be she able to believe without seeing’. Throughout the pages of the epilogue we can get acquainted with the notion that the aesthetic experience is also applicable to the system of scientific knowledge although is primarily stated as a hypothesis, but it is worthwhile to focus the reader’s attention on this final part which is conclusive to the whole book. For example the idea of the possibility to ‘wonder’ at the moment when a scientists conducts his/her work; it is something similar to what we  come across in a religious feeling ; something like the joy feeling experienced when contemplating God’s creation or when receiving a divine message; the moment of wondering from the opinions of many of the interviewed  is understood as an emotion which goes from the ‘metaphysical anguish’ (having a question) to the sense of revelation (the intuition leading to find an answer). Science and magic (charm), after Levi-Strauss, are two rather similar types of knowledge as both share that quality of human beings to find ‘beautiful’ certain phenomena, to study them, or get the inspiration to make  Fine Art. The aesthetic value where science, myth, art and religion are knowledge systems initially motivated by an aesthetic feeling, guided by the emotion of discovering in front of a wide and huge world possible of explanation. Men and women, in this sense, working in science through their senses project experiences, motivations and personal emotions toward core determined ideas. In other words, this transference is related to the idea of providing meaning to facts, ideas or objects: a transcendental feeling. By approaching the opinions or views coming from scholars (men or women) makes us think as well how revelation works. But the road does not end here or there as the research work always provides us with ongoing questions. In a nut shell,  the aesthetic experience as well as  the sense of revelation  are regarded as vital in human beings trying to learn and move within our world. It is a simple rule in the act of knowing. Finally, if these ideas were embedded in any educational system we can ease our stressing life style: we have the power of creating along wondering!!

Archivos de Lenguaje: Materiales para una introducción al Lenguaje y la Lingüística

Vemos una edición bastante diferente a las anteriores en su cobertura amplia, profunda y actualizada de los estudios de la Lingüística actual. Parte con una primera y brillante aproximación de por qué debemos estudiar el lenguaje dada su característica para entender  un aspecto importante de nuestra condición de ser humano. Mientras muchas especies poseen la capacidad para comunicarse mediante sonidos y gestos, ninguna otra especie es comparable a la de los seres humanos en relación al poder de creatividad y complejidad de los sistemas que hace posible la expresión del pensamiento y la comunicación, pudiendo manipular elementos de nuestra lengua para crear pensamientos complejos, comprender y producir enunciados verbales de un modo infinito vía discursos orales o textos escritos. Capacidad compartida por personas o usuarios de audición normal como también por personas con esta capacidad disminuida o constreñida,  y que además emerge muy temprano en el desarrollo infantil donde se adquieren o desarrollan las competencias comunicativas básicas  en  los primeros seis años de vida. Es la facultad del lenguaje articulado la que hace ello posible ya que,  examinando la mente humana, nos entrega una ventana por la que podemos investigar un aspecto fundamental de lo que significa ser humano: homo loquens.

El lenguaje también refleja nuestra identidad indispensable en las interacciones sociales donde realizamos roles diferentes en tiempos diferentes y en situaciones diferentes dentro de contextos sociales. Conciente o inconcientemente nos expresamos verbalmente de un modo diferentes dependiendo de dónde venimos, con quién hablamos, dónde se realiza una conversación, qué intenciones o propósitos tenemos, etc. Así todas las lenguas son variables reflejando nuestra identidad individual así como los aspectos sociales y culturales de una sociedad. En síntesis, como se puede apreciar en cada uno de los capítulos, apuntes o cápsulas de conocimiento lingüístico de esta interesante guía para el estudio del lenguaje humano,  se entregan igualmente muchas aplicaciones prácticas que ejercen un efecto significativo en la vida diaria de los usuarios o hablantes de una lengua, por ejemplo:  desarrollar herramientas para la enseñanza de una lengua, el diseños de computador que puedan interactuar con seres parlantes, y –por sobre todo –  el tratamiento de personas con problemas /trastornos de habla y lenguaje que limitan una comunicación verbal efectiva. En los 16 capítulos o ‘apuntes’ sobre la ‘lingüística moderna’ se tratan  de un modo pedagógico  éstos y otros temas que interesan no sólo a lingüistas sino también a cualquier profesional  interesado en el estudio del lenguaje humano.

Como introducción nos enfrenta con aquello que ha sido lo clásico en la lingüística de décadas pasadas,  pero ahora detalladamente enriquecido: ¿Por qué estudiar el lenguaje humano? ¿Qué es lo que conocemos  cuando usamos una lengua? Y ¿qué es lo que no sabemos cuando hablamos o entendemos una lengua? A lo anterior se agrega una interesante entrega de información para reflexionar sobre la ‘modalidad de una lengua’, vale decir las diferencias entre las formas habladas, escritas y de señas (Capítulo 1).

Entramos ahora en el campo de los sonidos de una lengua (fonética). Independiente  de la clasificación entre fonemas vocálicos y consonánticos, se desarrolla una sección dedicada a los rasgos suprasegmentales o aquellas características de los sonidos de una lengua que operan más allá de la articulación o producción de los fonemas como simples realidades sonoras o físico-acústicas y que excluyen la intencionalidad de la expresión verbal (capítulo 2).

En relación a la función de los sonidos de una lengua (fonología) se analizan en detalle, con un software actualizado de diferentes lenguas, el o los valores de los fonemas y alófonos en una discusión académica  la importancia de las alternancias en el trabajo de análisis fonológico; se agrega aquí información relevante a familias de lenguas y cómo resolver problemas fonológicos (capítulo 3).

La sección sobre Morfología,  al que estábamos acostumbrados en las ediciones anteriores,  viene actualizada en cuanto a presentar una división entre  procesos morfológicos y tipología morfológica así como la estructura jerarquizada en la derivación de palabras (capítulo 4). En cuanto al tratamiento de la Sintaxis, a diferencia de  ediciones anteriores, se introducen mayores aspectos de ésta incluyendo categorías léxicas y el problema de la concordancia que ubica el estudio de la sintaxis en las lenguas en un contexto más amplio y de mayor significación en el trabajo del lingüista dedicado a este aspecto en el estudio de lenguas (Capítulo 5). Sobre Semántica nos informamos sobre las teorías del significado de acuerdo a la clasificación del léxico y sus propiedades combinatorias en situaciones sociales (semántica léxica y semántica composicional). También se tratan los problemas  de la referencia y del sentido así como la teoría de conjuntos, sinonimia / antonimia y vinculación léxica (entailment) (capítulo 6).

¿Pragmática? Sí, un capítulo que no puede estar ausente en la lingüística moderna. Aquí se re-toma como punto de partida las conocidas ‘Maximas de Grice’ pero  con mucha ejemplificación de contextos reales. La sección relativa a ‘el lenguaje en contexto’, o mejor dicho ‘lenguas en contextos’ introduce las maneras o formas en las que un contexto ,o los contextos, afectan el uso de una lengua. Seguidamente se trata el tema de la ‘ conclusiones’ que se basado en una nueva discusión sobre  la naturaleza de la ‘implicatura’ estableciendo una conexión explícita entre ésta – la implicatura –  y las Máximas de Grice. Se incluye también en este capítulo, el tema de los ‘actos de habla’, enfatizando, además  la tipología clásica :directos e indirectos. También el lector se encuentra con un tratamiento bastante pedagógico de las así llamadas ‘condiciones de felicidad’ o felicity conditions para cada acto de habla, o las condiciones de fondo que permiten a un hablante o usuario de la lengua identificar en qué acto de habla de mueve o se está moviendo hacia una compresión plena de la situación comunicativa, es decir,  el uso de los actos de habla relativas al contexto. Se agrega a lo anterior una nueva sección relacionada con el estudio de la ‘presuposición’ como un área importante de la investigación pragmática (capítulo 7).

La adquisición y desarrollo del lenguaje constituye también un área de alta relevancia en el terreno de la Lingüística. En ediciones anteriores al actual texto ello se trataba dentro del campo de la ‘psicolingüística’ o específicamente como psicolingüística evolutiva o del desarrollo. Están muy bien  detalladas  las teorías sobre la adquisición del lenguaje : conductismo, cognoscitivismo (modelo sintáctico –semántico), conexionismo, sociolingüístico, y la teoría de la interacción social o emergentismo. En este contexto se analiza el tema de la adquisición de una primera lengua  (L1 versus L2), diferencias entre aprendizaje y adquisición de lenguas y particularmente cómo los niños(as) pequeño(a) perciben las formas de su lengua materna en etapas iniciales  del desarrollo comunicativo características universales aplicables a cualquier lengua. A lo anterior destaca el fenómeno del bilingüismo en sus enfoques de la teoría de la interacción social, así como los recientes hallazgos provenientes del ámbito de la neurolingüística  (capítulo 8).

Lo que en varias ediciones anteriores (Language Files 9-8-7) conocíamos como ‘Lenguaje y Cerebro’ o  Neurolingüística ahora lo encontramos desarrollado en distintos acápites sobre cómo se relaciona el correlato neurológico o cerebro con los procesos lingüísticos como la hipótesis del período crítico, producción y percepción del habla (arquitectura básica de la producción y comprensión del lenguaje), cómo se guarda y se procesa la información verbal en las estructuras cerebrales. Sobre ello se da cuenta de lo que ocurre con la producción y percepción de los errores del habla o de la escritura (lapsus linguae), así como la manera de comprender problemas o disturbios (trastornos ) en los procesos verbales. Resulta interesante captar la información básica sobre las patologías de habla y lenguaje como las distintas formas de afasias, disfasias, disartrias, anartrias que muestran cómo puede desintegrarse un sistema lingüístico una vez adquirido o aprendido según sea la edad en que ocurre el problema y la etapa del desarrollo cognitivo (procesamiento léxico y oracional), la ambigüedad estructural, el cierre tardío en la comprensión y los efectos entonacionales en la ambigüedad o no ambigüedad de los mensajes. Finalmente, en este capítulo nos podemos interiorizar también de lo que son las técnicas experimentales de la investigación psicolingüística (capítulo 9).

El capítulo 10 introduce al lector o estudioso del lenguaje humano en aquellas variables que conforman el cambio o la variación lingüística entre los que destacan: variedades de una lengua, variaciones en niveles diferentes de la estructura lingüística  con la entrega de interesantes ejemplos y discusiones de los mismos. En segundo lugar, encontramos un análisis de los factores regionales o geográficos que hacen posible la variación o cambio lingüístico en el estudio de una lengua. Se incluyen suficientes ejemplos de trabajo en terreno, principalmente, en relación a la variación étnica. No similar, pero relacionado con este capítulo encontramos, ahora en el capítulo 11, aquel que trata  el contacto de lenguas o lenguas en contacto que se manifiestan en lo que los autores denominan   ‘bilingüismo mezclado’ reflejado como  ‘préstamos lingüísticos’, la emergencia o aparición de lenguas pidgins y lenguas criollas, el multilingüismo social , cambio y mezcla de código, y la diglosia. Especial tratamiento se le da al tópico de ‘lenguas en peligro’ (desaparición o extinción). Ahora, o seguidamente en el capítulo 12 nos encontramos con el tema específico del ‘cambio lingüístico’. Aquí nos familiarizamos más con lo que es el Alfabeto de la Asociación Internacional de Fonética (del Inglés IPA) principalmente con la forma cómo se relacionan unas lenguas con otras presentando con mayor rigor, una especie de genealogía de las lenguas en un modelo actualizado de lo que conocemos como ‘ modelos de expansión’ . Especial consideración reciben los cambios fonéticos y fonológicos en una perspectiva diacrónica con mucho más evidencias recogidas de diferentes realidades lingüísticas como la reconstrucción interna y la reconstrucción comparativa.

Sobre lo tratado en estos capítulo podemos seguir en el estudio del lenguaje humano con la misma intención pedagógica sobre la relación lenguaje- cultura (capítulo 13), es decir, como el uso de una lengua puede  manifestarse como  marcador o elemento de identidad y cómo se pueden estudiar estos aspectos. Se agrega esta vez el tema  de ‘el lenguaje y el poder’  en las variantes de género y el concepto de ‘lengua oficial’. Por otro lado, el lenguaje y el pensamiento consolida y actualiza la Hipótesis de  Whorf (relativismo y determinismo lingüístico) explorando nuevos conceptos sobre la misma. Se agrega aaquí la idea de cómo los sistemas de escritura influyen en el desarrollo cultural de los pueblos; aclara las diferencias entre sistemas de escritura basadas en el significado versus sistemas de escritura basadas en los sonidos de una lengua; también se han corregidos algunos términos para el estudio de un sistema de escritura. El capítulo 14  trata el tema ya clásico de los textos de lingüística general: la comunicación animal. En  ideas generales no hay mucho de nuevo ,salvo la cuenta de aquellas experiencias sobre la diferencia entre sistemas naturales de comunicación animal y los intentos por enseñar a los animales las destrezas lingüística humanas. Los llamados ‘rasgos de diseño’ se amplían en relación a las formas de comunicarse que poseen otras especies vivas diferentes a los humanos, por ejemplo la comunicación de los primates y las aves; se plantea nuevamente el problema si se puede enseñar una lengua a los animales.

Finalmente, el tema del lenguaje y los computadores es de gran novedad (capítulo 15); sobresalen  los temas de la ‘síntesis del habla’ o el uso de la ciencia de los computadores (informática) en la producción de los sonidos del habla humana y la síntesis concatenada o la tecnología para estos fines. Esta sección trata el problema del ‘reconocimiento automático del habla’, explicando resumidamente algunos de los obstáculos que puede enfrentar un software diseñado para el reconocimiento del habla y discute las orientaciones de este campo hacia el futuro. Se agregan a estos temas la comunicación con los computadores (sistemas de diálogos basados en textos y sistemas basados en la lengua hablada), la traducción por medio de máquinas, describe los procesos y discute los problemas y ventajas. La lingüística de corpus se trata en este capítulo presentando la naturaleza de los distintos tipos de corpus y explora la forma de cómo ello puede ser útil en la investigación lingüística particularmente en la enseñanza de lenguas.

En la sección final (capítulo 16)  titulado ‘aplicaciones prácticas’, se entregan además distintos tipos de ejercicios, problemas a discutir y actividades relacionas con la lingüística entregando sugerencia y materiales para dar cuenta de la aplicación de estos conocimientos (lingüística aplicada) a los ámbitos de la enseñanza, patologías de habla y lenguaje, fono-audiología, derecho, publicidad, estudios del discurso,  etc. El Departamento de Lingüística de la Universidad de Ohio, EE.UU. fundado en 1963, se ubica como la instancia de primer orden para la enseñanza  e investigación lingüística en ese país como en el resto del mundo. Esperamos que en los años sucesivos podamos contar con muchas ediciones actualizadas  que trasciendan a ésta. En síntesis es un texto que nos pone al día en los avances que la Lingüística ofrece al estudiante o al profesional del lenguaje.