¿Quién es el profe Camilo Kong?

Camilo Kong, es papá de Mateo y tiene 32 años. De profesión es sociólogo, titulado de la Universidad Diego Portales y también es concejal desde 2016 por la comuna de Antofagasta. Trabaja como profesor en la Escuela de Periodismo desde 2019 a cargo de las asignaturas de Sociología de la Comunicación y Teoría Política y de Gobierno.

Entre sus estudios se encuentran un diplomado de Patrimonio Cultural, Ciudadanía y Desarrollo Local en el Instituto de Estudios Avanzados de la Universidad de Santiago de Chile, también un diplomado en Gestión Municipal en Innovación Social y hace poco terminó un diplomado en Comunicación Digital.

¿Cómo llegaste a la Escuela?

Yo justo había sido papá y por ende necesitaba generar más recursos y tomar nuevos desafíos laborales, en ese mismo periodo me enteré que en la Escuela de Periodismo estaban buscando un sociólogo, por lo que envié mi curriculum y estuvimos en contacto hasta que finalmente partí el primer semestre del 2019 dictando la clase Sociología de la Comunicación.  El segundo semestre tomé Teoría Política y de Gobierno y hasta ahora me mantengo en esos cursos. La verdad es que me llena mucho ejercer la docencia, siento algo muy bacán, el poder estar en ese proceso de enseñanza, porque uno como profesor no deja de aprender, al mismo tiempo que está entregando algunos contenidos.

Camilo en clases con las y los estudiantes de segundo año de periodismo

¿Qué es lo que más te gusta de ser profesor de futuros periodistas?

Me gusta traspasar experiencias, en términos políticos, sociales y también personales. Te permite dar un enfoque que creo es súper nutritivo para el estudiante. Siento que, para un curso de Teoría Política, el estar inserto dentro del ejercicio de la política te entrega otras herramientas que las puedes traspasar a los estudiantes. Relacionarse con jóvenes, te despierta nuevas miradas, nuevos desafíos, te abre nuevos mundos y creo que el estar constantemente en aprendizaje, me mantiene acá, siento que es un desafío permanente el hacer clases, uno genera no solo la responsabilidad de enseñar, sino que también tú te vas formando como persona a la medida que estás haciendo clases. Además, a mi gustan las relaciones sociales, me gusta interactuar con los jóvenes, me gusta estar al tanto de lo que pasa, conocer otras realidades.

¿Cuál es tu sello como profesor?

Yo diría cercanía, trato de tener relaciones más simétricas, superar esa brecha no solamente en el ámbito académico, como profesores-estudiantes, si no que también en la sociedad y en la política yo trato de que sea mi sello, de una persona que le gusta tanto la vida social y le gusta también entender el origen de las cosas, como tengo esa perspectiva sociológica por formación, siento que ese quiero que sea mi sello, traspasar experiencias pero sin ser autoritario, si no que abrir caminos, tomar conciencia, incentivar a las personas, me encantaría que desde aquí de los estudiantes, porque no pensarlo, más adelante a alguno le interese estar en política que le  interese llevar adelante los problemas de la gente y ponerlos sobre la mesa, o al menos cuando generen su trabajo como periodistas que tengan conciencia social.

¿Cómo te proyectas en la Escuela?

A mí me gustaría seguir haciendo clases por muchos años más, pero entre hacer clases y dar un paso más en mi carrera política, prefiero mi carrera política, yo quiero ser alcalde de Antofagasta, me gustaría liderar un municipio, pero entiendo que forma parte de todo un proceso colectivo, pero me encantaría, porque sé que tengo las capacidades y creo que me gusta más el trabajo en el municipio que el parlamento.

¿Cuál es tu mirada de las nuevas generaciones de periodistas que están en formación?

Yo siempre les digo que no estoy formando ni sociólogos ni cientistas políticos, pero sí ayudando a la formación de comunicadores y comunicadoras, que puedan contribuir y que sean conscientes del rol que tenemos en la sociedad y del momento histórico en el que vivimos. Creo que entre las generaciones desde que empecé hasta ahora, hay un diagnóstico común, no hemos tenido educación cívica, pero el interés por procesos políticos ha ido incrementándose tanto que la sociedad igual está hablando de política y como un momento tan importante en la historia, es importante tener las herramientas, para ir analizando y tener una visión crítica y una opinión propia. Y esto es más relevante aun en periodistas porque los cambios sociales que se dan, así como los cambios políticos van muy de la mano con los cambios que se van dando en las comunicaciones.