Exitosa jornada de reflexión contra la violencia de género realizó la Asamblea de Mujeres UCN

El encuentro virtual contó con la participación de estudiantes, académicas y funcionarias de las sedes de Antofagasta y Coquimbo.

La Asamblea de Mujeres de la Universidad Católica del Norte organizó la “Jornada de reflexión, luto y sanación” en respuesta a la contingencia nacional y local que posicionó a la violencia de género como especial foco de atención en los últimos meses.

La instancia que congregó a estudiantes, académicas y funcionarias de Antofagasta y Coquimbo, consistió en dos días de conversatorios destinados a visibilizar la violencia de género dentro y fuera de la universidad, así como también la violencia generalizada.

La Asamblea de Mujeres también brindó una instancia para informar acerca del Protocolo de Género de la UCN y el rol de la nueva Dirección de Género, culminando la jornada con un espacio separatista de autocuidado.

“Es de suma urgencia contar con un espacio de reflexión, ya que desde el 2018 con las movilizaciones feministas, se posicionaron temáticas de género con denuncias contra académicos que ejercieron abuso de poder, violencia física y psicológica contra estudiantes, académicas y/o funcionarias”, expresa una de las participantes del conversatorio sobre Violencia de Género, cuya identidad se resguarda.

Asimismo, las estudiantes concordaron que “desde el alumnado también se replican estos mecanismos de violencia”, por lo que también se exige una “capacitación y educación con perspectiva de género para académicos, estudiantes y funcionarios”.

Protocolo y Dirección de Género

Respecto al Protocolo de Género, las participantes señalaron que si bien se creó para resolver las demandas por razones de género, “aún persiste la impunidad con el estancamiento de las denuncias o se dan respuestas que no cumplen con la justicia que se busca, que es brindar paz a las compañeras vulneradas”.

No obstante, se espera que con la creación de la Dirección de Género de la UCN, dirigida por la abogada Alejandra Pozo, “se pueda asesorar a las víctimas y mejorar el proceso de fiscalización del cumplimiento del Protocolo de Género”.